Historia - Iglesia de Dios de la Biblia

Iglesia de Dios en Mexico
Salmos 60:4
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Identidad
La Iglesia Establecida por Cristo

Un estudio cuidadoso del Nuevo Testamento y de los cuatro evangelios en particular, revelará que uno de los propósitos de la estancia de Jesús en este mundo fue el de establecer la Iglesia divina, y las Escrituras indican que la Iglesia definitivamente fue organizada antes de que Jesus regresara al Padre.
Es evidente que el establecimiento de la Iglesia tomo lugar durante el primer año del ministerio terrenal de Cristo. Los datos históricos y geográficos indican que la montaña donde la Iglesia fue establecida se llamaba “El Monte Hatín”, ubicado a unas cinco millas al oeste del Mar de Galilea.
Cristo estableció Su Iglesia personalmente y en cumplimiento de la profecía. Aun la profecía de Su nacimiento (Is. 9:6, 7) incluyo un cuerpo, o el “hombro”, sobre el cual reposaría “su gobierno”, el cual El Mismo ordenaría y establecería; El pondría en operación ordenada y fundaría permanentemente tal gobierno. Cuando Cristo vino al mundo, ejecuto todo esto. Leamos la profecía registrada en Isaías 14:32 al respecto: “Que JEHOVA fundo a Sión, y que a ella se acogerán los afligidos de su pueblo”. Esta es una profecía proyectada concerniente al establecimiento de la Iglesia como un lugar de seguridad y protección espiritual. Luego en 2 Samuel 7:12-16 leemos acerca de Cristo como la simiente de David: “El edificara casa a mi nombre, y yo afirmare para siempre el trono de su reino” (2 S. 7:13). (Lea también el Salmo 72:16; a Isaías 2:2; Y Miqueas 4:1, 2.)
Cristo vino a buscar y a salvar lo que se había perdido, y para proveer un redil para su refugio y protección en este mundo pecador. Esto no solo lo hizo para “los suyos”, los judíos, mas también para las “otras ovejas”, o creyentes de todas las naciones (Juan 10:15, 16).

LA NATURALEZA PROFETICA DE LA IGLESIA:

Al hacer un análisis bíblico de la Iglesia, se debe considerar la naturaleza profética de esta institución divina. Una organización que no se puede identificar por los escritos de los profetas, no puede ser la Iglesia de la Biblia. Cualquiera que sea el fundamento que una organización reclame concerniente a su doctrina o prácticas, debe llenar los requisitos proféticos acerca de la Iglesia, o ella no puede ser la gloriosa Iglesia que se describe en el Nuevo Testamento. Pedro dio énfasis a la importancia de la visión profética cuando escribió, diciendo: Tenemos también la palabra profética más permanente, a la cual hacéis bien de estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro hasta que el día esclarezca. 2 Pedro 1:19.
Sería imposible citar todas las profecías que se refieren directamente a la Iglesia, aunque su establecimiento fue en cumplimiento a la profecía. A medida que el Espíritu Santo inspiraba a David en el espíritu de la profecía, él escribió “Será echado un puño de grano en tierra, en las cumbres de los montes, y su fruto hará ruido como el Líbano, y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra” (Salmo 72:16). Miqueas también se refirió a este evento cuando dijo: “Y acontecerá que los postreros tiempos, que el monte de la casa de Jehová será constituido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él pueblos” (Miqueas 4:11). El profeta Isaías también se refirió a este mismo evento en Isaías 2:2 Por tanto, cuando nosotros leemos lo que dice Marcos 3:13,14 “Y subió al monte y llamó a sí a los que él quiso; y vinieron a él. Y estableció doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.” poder ver claramente el cumplimiento de estas declaraciones proféticas concernientes a la Iglesia. Los postreros tiempos principiaron con Cristo; por tanto Jesus subió al monte a establecer la Iglesia, la cual tuvo un pequeño principio, pero que está destinada a florecer como la hierba de la tierra.

LA REVELACION DIVINA DE LA IGLESIA:

El episodio registrado en Mateo 16:13-19 es otro registro que muestra que Cristo estableció la Iglesia mientras estuvo sobre la tierra. Esta no fue necesariamente una promesa para el futuro. Este pasaje bíblico es a veces usado por las denominaciones para tratar de “probar” que la Iglesia comenzó en el Día de Pentecostés, por el contrario, éste comprueba que El ya había puesto el fundamento cuando la estableció en la cumbre del Monte Hatín. El proceso de edificación que El inicio continuaría mientras tanto El permaneciera con Su Iglesia y a través de su agencia como “colaboradores juntamente con Dios” después de Su partida. El proceso de edificación aun sigue adelante.
Su analogía expresada en Marcos 13:34 es prueba adicional de que El fundo Su Iglesia, que proveyó para su continua operación y que después las dejo en manos calificadas hasta Su regreso. Su promesa es que “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Aunque los miembros individuales pueden fracasar, y han fracasado, la Iglesia esta predestinada a permanecer eternamente.
El significado real de la revelación divina dada a los apóstoles de la Iglesia fue espectacular. Así como nosotros hoy, ellos ya eran miembros, pero no comprendían completamente las implicaciones divinas o espirituales. Esta vino sobre ellos por vía del Mismo Cristo como la Cabeza. ¿Quiénes creían ellos que era El? Pedro respondió: “Tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Aparentemente Pedro fue el portavoz de todos los discípulos. Jesús les dijo que tal revelación había venido de Dios el Padre, y no meramente por medio del conocimiento intelectual de “la carne y la sangre”. Luego continuo explicando que sobre esa premisa de la piedra solida de la revelación divina y entendimiento mutuo edificaría Su Iglesia. Pedro no era la piedra; ni Cristo tampoco lo era en el contexto de lo que estaba diciendo.
Quizás ellos recordaron la exposición figurativa de Cristo en Su “Sermón del Monte” concerniente a la casa que fue “fundada sobre la peña” (Mt. 7:24, 25). El no solo era la Piedra sobre la cual la Iglesia es edificada, más también la Piedra solida de la salvación de cada creyente. No puede existir la Iglesia sin miembros que formen el cuerpo, y no puede haber miembros en tal cuerpo que no estén firmes sobre la Roca, que es Jesucristo. Nadie puede recibir una revelación divina de la Iglesia sin primero recibir una revelación divina de Cristo, el Hijo del Dios viviente, la Cabeza de la Iglesia, la cual es “la plenitud de Cristo”.
Como citamos antes, la Iglesia tenía organización, aunque no era en si una organización, sino más bien una institución divina. En la analogía de Marcos 13:34, podemos ver esa organización, la cual envolvía a cada miembro: algunos con alguna medida de autoridad u oficio, pero cada hombre con una misión que desempeñar. El “portero” era el vigilante, lo cual deja ver con claridad la asombrosa responsabilidad espiritual en pro del bienestar de la Iglesia.

DESDE LA ERA APOSTOLICA HASTA EL PRESENTE:

La Iglesia de la era Apostólica es la Iglesia de hoy. No hay una Iglesia verdadera excepto La Iglesia de Dios de la Biblia. A menudo hacemos referencia a “la Iglesia primitiva” y a “la Iglesia de los últimos días”. Sin embargo, tal referencia es únicamente hecha por motivo de la apostasía que resulto en el periodo del Oscurantismo. Esa era comenzó con el Concilio de Nicea en el año 325 D.C., y se extendió hasta el 1903 un periodo de 1578 años.

DESDE HATIN HASTA PENTECOSTES:

La Iglesia fue fundada por el Mismo Cristo en el Monte Hatín. Notemos además que en Marcos 13:34, El dejo Su casa en manos de los apóstoles para el tiempo de Su ascensión, pero ya estaba funcionando y continuo operando después de Su partida. Mientras la Iglesia estaba esperando en el Aposento Alto, los discípulos transaron un negocio importante allí (Hechos 1:15-26).
La Iglesia, durante los comienzos de la era apostólica, estaba mayormente compuesta de miembros judíos y ubicados en territorio judío. Los doce apóstoles eran judíos, y aparentemente los “ciento y veinte” que esperaba en el Aposento Alto en el Día de Pentecostés eran judíos. No obstante, puede que hubiera algunos prosélitos que habían abrazado la religión judía por medio de la circuncisión. Si es así, entonces eran contados como judíos.

DESPUES DE PENTECOSTES

El mensaje del evangelio era para “todos los que quisieran aceptarlo”. Los gentiles son testigos del ministerio y obras de Jesús. De hecho, habían “ciertos griegos” que procuraban tener una audiencia con El durante la última parte de Su ministerio (Juan 12:20, 21). Aun antes de ese evento, una mujer de nacionalidad sirofenisa, quien también era una gentil griega, vino buscando a Jesús y le adoro (Marcos 7:24-30).
Pero según los que registran la historia, la puerta se abrió oficialmente para los gentiles unos ocho años después de la ascensión de Cristo; luego vino la afluencia judía, cuando unas 3,000 almas se convirtieron en el Día de Pentecostés. (Lea el Capitulo 10 y 11:1-18 de Hechos.) Desde ese tiempo, la membrecía vino a ser preponderantemente gentil. Hoy, algunas veces nos referimos a la Iglesia como la Novia Gentil de Cristo. Sin embargo, el Apóstol Pablo hizo todo lo que pudo por borrar esa distinción. El dio gran énfasis sobre el hecho de que bajo la dispensación de la gracia, “no hay diferencia”. (Lea Romanos 3:22; 10:11-13; Gálatas 3:26-29; y Colosenses 3:11-13.)
Aunque Pablo fue designado como “el apóstol de los gentiles” (Hechos 9:15; Ro. 11:13; Ef. 3:3-8), la Epístola a los Efesios es una obra maestra sobre el tema de la Iglesia como un “ministerio” revelado una Iglesia para todos. Una vez “la pared intermedia de separación fue derribada” por Cristo (Ef. 2:14), y la enemistad abolida (2:15), Pablo enfatiza la Iglesia como “un cuerpo” (2:16), “juntamente ciudadanos” y “domésticos de Dios” (2:19, 3:6).
La división en Corinto tuvo una base judía-gentil. Para Pablo, el espíritu y actitud de ofensa eran peores que las cuestiones que ellos estaban discutiendo. En medio de todo esto, el amonesta: “Sed sin ofensa a Judíos, y a Gentiles, y a la Iglesia de Dios” (1 Cor. 10:32). Al ofenderse los unos a los otros, ellos eran una ofensa a la Iglesia de Dios, de la cual todos eran miembros en particular en un cuerpo. Pablo, en un sentido, les estaba diciendo que dejaran de ser judíos o gentiles, y que todos fueran La Iglesia de Dios.

LUCHANDO POR LA PERFECCIÓN

Así como en “la Iglesia primitiva”, la meta es la perfección. Esta todavía es una meta que no se ha alcanzado, pero será lograda. Las imperfecciones persisten en la unidad, en la santidad, en la operación de los dones, tanto en los dones del ministerio (Ef. 4:8-12; Ro. 12:6-8) como en los dones del Espíritu (1 Cor. 12:13, 14).

LA APOSTASÍA PROFETIZADA

Hablando primero a Israel, pero figurativamente a la Iglesia, el profeta juiciosa y discretamente introduce y entremezcla la venida de la apostasía con la promesa de la restauración.
“No temas, que no serás avergonzada; y no te avergüences, que no serás afrentada: antes, te olvidaras de la vergüenza de tu mocedad, y de la afrenta de tu viudez, no tendrás mas memoria. Porque como a mujer dejada y triste de espíritu te llamo JEHOVA, y como a mujer moza que es repudiada, dijo el Dios tuyo. Por un pequeño momento te deje; mas te recogeré con grandes misericordias. Con un poco de ira escondí mi rostro de ti por un momento; más con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo tu Redentor JEHOVA. Porque esto me será como las aguas de Noé que jure que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojare contra ti, ni te reñiré” (Is. 54:4, 6-9).
La apostasía predicha fue el “apartamento” de 2 Tesalonicenses 2:3: el Oscurantismo. Esto represento el rechazo del gobierno teocrático, el cual fue reemplazado por un gobierno compuesto de obispos. Luego, el Emperador Romano Constantino hizo de la iglesia apostata un departamento del gobierno romano.

EL “LEVÁNTATE, RESPLANDECE”

Las promesas de arriba “con grandes misericordias” y “misericordia eterna”. Vieron su cumplimiento literal el día 13 de junio de 1903, en el Nuevo Mundo, América, como lo designa la historia. El lugar específico fue el Condado de Cheroqui, Carolina del Norte, que desde ese tiempo ha sido llamado Los Campos del Bosque. (Lea el Salmo 132:1-6). El llamado de Dios a la restauración fue:
“Levántate, resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad los pueblos: más sobre ti nacerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las gentes a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. Alza tus ojos en derredor, y mira: todos estos se han juntado, vinieron a ti: tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas sobre el lado serán criadas. Entonces veras y resplandecerás; y se maravillara y ensanchara tu corazón, que se haya vuelto a ti la multitud de la mar, y la fortaleza de las gentes haya venido a ti” (Is. 60:1-5).
“Que ha venido tu lumbre”. El periodo del Oscurantismo había concluido. Aunque grandes tinieblas rodean todo el mundo, la Iglesia es al presente “una ciudad asentada sobre un monte (que) no se puede esconder”. La profecía fue inicialmente cumplida, y la luz continúa resplandeciendo, pues la gloria de Jehová es una vez más sobre Su Iglesia.
“Un Puño de Grano”
Salmo 72:16 tal vez aparente ser una declaración fuera de contexto “Sera echado un puño de grano en tierra, en las cumbres de los montes; su fruto hará ruido como (el árbol de) el Líbano, y los de la ciudad florecerán como la hierba de la tierra”. Pero siendo que Dios es Soberano, El distribuye su inspiración donde y cuando El lo crea más conveniente. “mandato sobre mandato…línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá” (Is. 28:10).
El “puño de grano” ha sido comparado con el pequeño comienzo de Dios, seguido de la abundancia de frutos. Por ejemplo, Jesús fundo la Iglesia con doce miembros fundadores sobre una montaña. En el 1903 comenzó la restauración de la Edad Media con un puñado de personas, y considerando las inmensas tinieblas que rodearon ese pequeño grupo, la Iglesia ha logrado apreciables ganancias. Después de las tres grandes divisiones de 1923, 1993 y 2006, los remanentes del “puño de grano” han multiplicado las semillas sembradas. El proceso de purificación ha reducido su número; sin embargo, el remanente ha crecido hasta llegar a ser una “ciudad” que ha florecido como la hierba extiende sus raíces o sus semillas hasta abarcar las áreas estériles que le rodean.
Aunque Dios no quiere que ni una sola de los billones de almas se pierda, con todo, nunca ha comprometido Su verdad por las ganancias numéricas. (Lea el Capitulo 7 de Jueces como un ejemplo.) Las denominaciones pueden jactarse de sus diez miles en comparación con los miles de la Iglesia. Después de la apostasía del año 325 D.C., la organización apostata que desecho la teocracia ha crecido hasta llegar a ser el cuerpo religioso más extenso en el mundo. Desde el 1923, la organización que rechazo la teocracia ha llegado a ser el cuerpo Pentecostés más grande en el mundo. Como una norma, la doctrina permisiva e indulgente siempre resulta en crecimiento numérico, ya que tanto la naturaleza humana como carnal de su “libre albedrio” hacen selecciones indulgentes.
Sin duda que el rapto revelara un inmenso numero de millones de almas salvadas, desde la hora en que la Iglesia fue fundada hasta la hora de su rapto. Leamos Isaías 5:13-16 al respecto:
…mi pueblo fue llevado cautivo, porque no tuvo ciencia: y su gloria pereció de hambre, y su multitud se seco de sed. Por eso ensancho su interior el sepulcro, y sin medida extendió su boca; y allá descenderá la gloria de ellos, y su multitud, y su Fausto, y el que en él se holgaba. Y el hombre será humillado, y el varón será abatido, y bajados serán los ojos de los altivos. Mas JEHOVA de los ejércitos será ensalzado en juicio, y el Dios Santo será santificado con justicia.

HISTORIA CONTEMPORANEA DE LA IGLESIA

La Iglesia de Dios traza sus comienzos al Nuevo Testamento cuando Jesús: “…llamo a los que El quiso, y ellos vinieron a Él. Y designo a doce, para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar” (Marcos 3:13, 14). La historia moderna de la Iglesia está íntimamente ligada a muchos de los movimientos religiosos importantes que se han dejado sentir en los Estados Unidos y en el mundo. La Iglesia tiene una rica herencia, cuyas raíces se encuentran en la Reforma Protestante, incluyendo los esfuerzos de Lutero, Calvino, Zwingli y otros. Mas que esto es un legado de lo que se llama la “reforma radical”. Grupos de reforma radical, tales como los anabaptistas, menonitas, bautistas, y cuáqueros contendieron, diciendo que los principales reformadores no habían alcanzado una completa restauración de la Iglesia de Dios. Por lo tanto, los reformadores radicales buscaron una completa restauración de la Iglesia, basada en profundas experiencias espirituales, piedad personal y una estricta disciplina moral.
Cuando grupos de reformadores radicales emigraron a los Estados Unidos, durante los siglos dieciséis y diecisiete, sus ideas encontraron tierra fértil en las colonias y florecieron. En los Estados Unidos, y en todas partes, ellos enfatizaron la experiencia de la salvación, el amor de Dios y la santidad practica. Para ellos, el amor y la santidad eran las marcas de la verdadera Iglesia, en contraste con los credos tan complicados formales prevalecientes durante su época. Grandes avivamientos, algunos marcados por manifestaciones pentecostales, ocurrieron en los grupos radicales de reforma, especialmente entre los bautistas y los seguidores de Jorge Whitefield y de Juan Wesley. Siguiendo en esta clase de tradición, los pioneros de la Iglesia de Dios vieron su trabajo tanto como una continuación así también como una restauración de la Iglesia Apostólica.
En agosto de 1886, Richard Spurling (1810-1891), un ministro bautista ordenado, y su hijo menor, R. G. Spurling, reaccionaron ante los muchos credos prevalecientes entre los bautistas de su época. El “Memorable Movimiento”había permeado en las congregaciones bautistas del sur de los Estados Unidos con un punto de vista exclusivista de la Iglesia, el cual rechazaron los Spurling. Debido a ello, Richard Spurling y siete otras personas salieron de las iglesias bautistas Holly Springs y Pleasant Hill Missionary, en el condado de Monroe, Tennessee y en el condado de Cherokee, Carolina del Norte y organizaron lo que creyeron era una verdadera restauración de la Iglesia Apostólica. Ellos la llamaron la “Unión Cristiana” y la constituyeron basada en conceptos notablemente comparables a los de los anabaptistas del siglo dieciséis. El grupo estuvo de acuerdo en deshacerse de “todas las tradiciones y credos humanos…tomar el Nuevo Testamento, o ley de Cristo” como su “única regla de fe y practica, otorgándose los unos a los otros iguales privilegios y derechos para leer e interpretar por sí mismos como su conciencia se lo dictara”, y a “sentarse juntos como la Iglesia de Dios para transar negocios…” En septiembre de ese mismo, Spurling ordeno a su hijo, R. G. Spurling para que fungiera como pastor con el consentimiento de la congregación. En 1891 Spurling, Padre, murió, dejando a su hijo solo para que cumpliera su visión para la Unión Cristiana.
Richard Green Spurling (1857-1935) logro establecer por lo menos dos congregaciones más de la Unión Cristiana, aunque la congregación inicial en Barney Creek, en el condado de Monroe, ceso de funcionar. Algunos de los primeros miembros de la congregación original ayudaron a fundar las otras dos congregaciones y así se perpetuo la organización original.
En 1895, porciones occidentales de Carolina del Norte y del Sur, la parte norte de Georgia y sureste de Tennessee fueron agitadas por un ala radical del movimiento de la Santidad. Benjamín Harding Irwin llego hasta el sur, procedente del mediano oeste y afecto grandemente la región con su mensaje del “fuego bautizador”. Las congregaciones de Spurling fueron tocadas por este movimiento, apartándose de las características generales de los bautistas y adhiriéndose a los principios del movimiento de la Santidad. R. G. Spurling mismo acepto la santidad, pero trato de modificar el fanatismo que tendía a caracterizar el movimiento Irwin. Aquellos que experimentaban el “fuego bautizador“ eran a menudo difíciles de manejar, por lo cual Spurling lucho arduamente para mantener el control de sus seguidores. En el verano de 1896, en el condado de Cherokee, Carolina del Norte, aproximadamente a doce millas de las congregaciones de Spurling en los condados Monroe y Polk en Tennessee, surgió un avivamiento influenciado por Irwin. Durante estos servicios, llevados a cabo en la escuela Shearer, unas 130 personas fueron bautizadas con el Espíritu Santo y hablaron en lenguas desconocidas. Los líderes principales de este avivamiento lo fueron William Martin, un metodista, Joseph M. Tipton, Milton McNabb y Billy Hamby, todos bautistas. Cada uno de estos hombres conocía a Spurling y habían sido influenciados por él.
W. F. Bryant, un predicador bautista laico, se sintió atraído por el movimiento de la santidad durante este avivamiento en el condado de Cherokee. Con el correr del tiempo él se convirtió en el líder del grupo en el área de Camp Creek, Carolina del Norte. Grande fue la persecución a la que se enfrento el grupo de Bryant en los años subsiguientes. Las Iglesias bautistas del área desligaron a todos los que “sostenían la moderna teoría de la santificación” manteniendo que era una “herejía peligrosa”. La persecución, ocasiones muy violenta, continuo, aprovechándose los oponentes de la santidad de la confraternidad sin cohesión del grupo de Bryant. La opresión externa, en adición a la falta de orden y disciplina interna, casi devasto al grupo de Bryant. Para el 1902, Spurling persuadió a Bryant a que se organizara para que la obra sobreviviera. Debido a esto tuvo sus inicios la Iglesia de la Santidad de los Campos del Arroyo. Spurling fue seleccionado por la congregación como pastor y Bryant como diacono ordenado. Fue de esta manera que la visión de Spurling acerca de la restauración de la Iglesia de Dios fue perpetuada.
Al año siguiente, un nuevo líder, dinámico y animado se sintió atraído por la Iglesia de la Santidad de los Campos del Arroyo; su nombre era A. J. Tomlinson (1865-1943). Tomlinson era un cuáquero que había experimentado la salvación y la santidad en su vida personal y que había venido a las montañas Apalaches en 1899 como misionero bajo los auspicios de la Sociedad Bíblica y de Tratados Americana. Tomlinson entablo amistad con Spurling, Bryant y la Iglesia de la Santidad de los Campos del Arroyo. Spurling, Padre, impresiono grandemente a Tomlinson al explicarle acerca de su visión de la Iglesia. El 13 de junio de 1903, después de un periodo de oración agonizante y de una revelación personal por parte de Dios, Tomlinson se unió al grupo. Spurling le administro el pacto y le extendió la “diestra de confraternidad”, la cual Tomlinson acepto con el entendimiento de que esta era la Iglesia de Dios de la Biblia. Este evento fue tenido como uno sagrado por Tomlinson durante el resto de su vida. Después de años de búsqueda religiosa, el había por fin encontrado el lugar en el cual trabajar por Dios.
El potencial de Tomlinson para el liderazgo fue rápidamente reconocido por Spurling y los demás, y fue seleccionado inmediatamente como pastor de la congregación de Camp Creek. El otrora cuáquero, era impulsado ahora por un sentido de misión. Bajo su dinámico liderazgo, la Iglesia organizo rápidamente varias congregaciones en Carolina del Norte, Tennessee y Georgia y en los próximos veinte años aumento en membrecía a mas de 20,000, concentrada esta primordialmente en el sur de los Estados Unidos. Para 1906 se sentía la necesidad de celebrar una asamblea anual para promover una unión más cercana y la confraternidad entre las iglesias. La primera reunión de esa índole se llevo a cabo el 26 y 27 de enero en el hogar de J. C. Murphy en el condado de Cherokee, Carolina del Norte. Fue durante una Asamblea subsiguiente en 1907 que se adopto oficialmente el nombre Iglesia de Dios. En la Asamblea de 1909 A. J. Tomlinson fue seleccionado para servir como Supervisor General de todas las Iglesias de Dios, una posición en la que continuo hasta su muerte. A. J. Tomlinson, al igual que muchos dentro de la congregación de Camp Creek, se inclinaba hacia el pentecostalismo mucho antes de que comenzara el siglo veinte. Sin embargo, fue solamente después del derramamiento del Espíritu Santo en la Escuela Bíblica Bethel Charles F. Parham en Topeka, Kansas en 1901, y del gran avivamiento interracial de la calle Azusa en Los Ángeles, dirigido por W. J. Seymour, el cual comenzó en 1906, que la Iglesia de Dios abrazo completamente el movimiento pentecostal. El 12 de enero de 1908 G. B. Cashwell, el “apóstol del pentecostalismo en el sur”, quien había estado en la calle Azusa, predico un mensaje en la iglesia local de Cleveland, Tennessee a invitación de A. J. Tomlinson. Después del mensaje de Cashwell, Tomlinson cayó al suelo y recibió el bautismo del Espíritu Santo. El profesó haber hablado en por lo menos diez idiomas diferentes mientras se encontraba en éxtasis, y tuvo una visión de una cosecha mundial para la Iglesia a través de un alcance misionero. Desde ese momento en adelante la Iglesia ha permanecido dentro de la tradición del pentecostalismo clásico.
El fenomenal crecimiento temprano de la Iglesia fue interrumpido en 1923 cuando esta se dividió debido a varios asuntos que habían estado fermentándose durante años. Estos asuntos variaban desde asuntos financieros hasta la forma de gobierno que la Iglesia debía adoptar para servir a su siempre creciente membrecía. Después de la división, ambas facciones crecieron y continuaron edificando el reino de Dios, pero la agonía y el terrible cisma permaneció formando parte de la realidad de ambos grupos. En años recientes, se ha prestado consideración extra-oficial a formas en las que podría lograrse, finalmente, una reconciliación espiritual. En enero de 1995, se llevaron a cabo dos días de reuniones, en las cuales participaron líderes de ambos grupos, desando buscar el perdón por las heridas pasadas y encontrar reconciliación como hermanos cristianos.
Después de la división de 1923, el grupo dirigido por A.J. Tomlinson fue el más pequeño de los dos grupos, pero bajo su incansable liderazgo recobro gradualmente su fuerza. Durante la década del 30, la Iglesia experimento un tremendo periodo de avivamiento y su crecimiento fue considerable. Los alcances misioneros florecieron según el ministerio de la Iglesia comenzó a expandirse a otros países.
A.J. Tomlinson murió en 1943, dejando un terrible vacio en el liderazgo de la Iglesia. Después de alguna disensión con Homero, el hijo mayor de Tomlinson, el presbiterio selecciono al hijo menor, Milton, para que sucediera a su padre como Supervisor General. Esta selección fue abrumadoramente aprobada por la Asamblea General subsiguiente. Milton Tomlinson sirvió fielmente a la Iglesia en esta capacidad durante casi cuarenta y siete años. Durante su larga tenencia, el trato de perpetuar y cumplir la visión que su padre tenía acerca del trabajo de la Iglesia alrededor del mundo. Bajo su liderazgo, la Iglesia se expandió en los Estados Unidos hasta llegar a todos los estados y a más de 90 países de todo el mundo, con una membrecía de más de 300,000 personas. En 1952 el mismo grupo que se había desviado de la Iglesia durante la administración de A. J. Tomlinson en 1921-1923, presento una demanda contra Milton A. Tomlinson concerniente al nombre y la corte aconsejo a aquellos que estaban bajo la administración de Milton A. Tomlinson que aceptaran el sufijo “de la Profecía” después del nombre Iglesia de Dios, de esa manera la Iglesia opero bajo el nombre de “Iglesia de Dios de la Profecía”, usando el sufijo solamente para propósitos de negocios.
Durante la administración de Milton A. Tomlinson la Iglesia de Dios de la Profecía experimento su crecimiento y expansión más grande. Lamentablemente, durante este tiempo las semillas de la herejía y la apostasía habían sido sembradas secretamente y hallaron una tierra fértil en las mentes y corazones de algunos líderes dentro de la Iglesia que ejercían posiciones en el liderato e influencia. A medida que Milton A. Tomlinson envejecía y se incapacitaba cada día mas para llevar la carga pesada de las responsabilidades que tenia, en la primavera de 1990, procuro una ayuda administrativa hasta la Asamblea General cuando el asunto de la consideración de un reemplazo para el Supervisor General pudiera ser presentado en la Asamblea General, pero aquellos que tenían otros planes e ideas para reemplazar al Supervisor General se aprovecharon de la ocasión para tomar el asunto en sus propias manos. Milton A. Tomlinson fue presionado para que renunciara y dejara su oficio vacante. Entonces el grupo de supervisores de estado y nacionales, que formaba el presbiterio con el Supervisor General mientras él estaba en su posición para trabajar con ellos, procedió a seleccionar un sucesor. La acción de ese grupo fue una desviación del proceso teocrático que había dirigido la Iglesia desde su comienzo. Un líder fue escogido por medio de voto por mayoría, en lugar de hacerlo por el acuerdo unánime de la Asamblea General. Ese nuevo líder comenzó inmediatamente a desviar la Iglesia de su revelación original del gobierno y la doctrina de la Iglesia.
Durante este tiempo de desviación y ruptura emergió un grupo de ministros y miembros que no estaba organizado de la Iglesia de Dios de la Profecía quienes comenzaron a compartir sus percepciones acerca de lo que estaba ocurriendo dentro de la Iglesia. Este grupo, compuesto de diferentes personas que se reunían en diferentes horas y en diferentes lugares, llegaron a conocerse generalmente por el nombre de “Los Preocupados”.
Este grupo, aunque no estaba organizado, y sin autoridad oficial para ejecutar los negocios oficiales de la Iglesia, intento, aunque sin éxito alguno, conseguir la atención de la Administración de la Iglesia de Dios de la Profecía para procurar que regresaran al gobierno teocrático, y permanecieran en la doctrina y las enseñanzas que al principio fueron reveladas a la Iglesia. En cambio, la administración se puso en contra de muchos de los ministros quienes respaldaban y ayudaban las preocupaciones de “Los Preocupados” y comenzó a revocar sus licencias ministeriales. Esta acción solo agrego fervor e ímpetu a los esfuerzos de “Los Preocupados”.
Eventualmente, los días 23-25 de julio de 1993, el Espíritu Santo, cito a una Asamblea Solemne entre “Los Preocupados”, para que se congregaran, no en el nombre de “Los Preocupados”, sino en el nombre de La Iglesia del Dios Viviente, para que oraran y ayunaran hasta hallar la respuesta al dilema en que se encontraba la Iglesia. Uno de los mensajes del Espíritu Santo dado durante la Asamblea Solemne fue: “Vosotros sois La Iglesia de Dios. Este es el nombre que os he dado…”. Esa Asamblea Solemne se condujo en el Auditorio Memorial en Chattanooga, Tennessee en la Fecha ya mencionada.
El resultado de la Asamblea Solemne fue que en la noche del 24 de julio de 1993, en una poderosa manifestación y demostración del Espíritu Santo, el grupo de “Los Preocupados” fue disuelto y una proclamación fue hecha por el grupo de que iban a mantenerse firme en la doctrina original, las enseñanzas y el gobierno teocrático como había sido revelado a la Iglesia que fue establecida por Cristo y que había caído en la apostasía durante la Edad Media y que se levanto el 13 de junio de 1903 para continuar su comisión divina como La Iglesia de Dios.
Desde el principio, ella fue La Iglesia de Dios y a través de todas sus pruebas y tribulaciones en este mundo continúa siendo La Iglesia de Dios. Ella no es una organización nueva, simplemente es una continuación de la Iglesia de Dios en su revelación original.
Siendo que el Espíritu Santo escogió al hermano Robert J. Pruitt como el Supervisor General, La Iglesia continuó de nueva cuenta creciendo a través de su historia, nunca ha sido derrotada ni jamás lo será, pues la biblia enseña que las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Las llamadas de diferentes partes del mundo, empezaron a llegar a la oficina general, siendo que La Iglesia de Dios de la Profecía se había apartado de la teocracia y los hermanos alrededor del mundo estaban buscando donde había quedado La Iglesia. El obispo Robert J. Pruitt al recibir las llamadas de los hermanos empezó a viajar a diferentes partes del mundo como Suiza, África, Argentina, Chile, Costa Rica, Bolivia, Honduras, Guatemala, etc. Siempre estableciendo iglesias; había gente que buscaba una verdad que habían conocido a través de los años y se había deslizado de sus manos, gracias a Dios por hombres como el Obispo Pruitt, David F. Rich, Walter Lofton, James Anders, Bill White y algunos otros hermanos que abrazaron esa verdad. De nuevo la historia se repite, la salud del Supervisor General empezó a deteriorarse, el hermano Bill White era Secretario de Campo haciendo un trabajo excelente alrededor del mundo. La Iglesia florecía y crecía poderosamente, había llegado a varios países del mundo, México era uno de los países más florecientes, el único país en el mundo en ese momento autosuficiente en finanzas exceptuando a los Estados Unidos, dentro de la administración general empezaron a entrar hombres crueles y corruptos como James Nabors, el cual viendo la salud del Supervisor deteriorada y habiendo el Obispo Bill White pasado a mejor vida, sacó ventaja del Obispo Pruitt haciendo decisiones que no le correspondían; empezó a mover Supervisores de estado y nacionales aún sin permiso del Supervisor General, siendo que le comunicaba los movimientos hasta después que él ya lo había hecho, no hay ninguna duda, de que este hombre había hecho a un lado al Supervisor General.
James Nabors había tomado responsabilidades que no le correspondían, desviando a La Iglesia del curso que llevaba, desatando una de las divisiones más grandes de esta era, dividió a México cuando en la Iglesia había una unidad excepcional. Desligó a la Convención Nacional del 2004 abiertamente en presencia de la misma convención y de dos Obispos que lo acompañaban, al dar su reporte al obispo Pruitt, negó tales hechos junto con los dos hermanos que lo acompañaron.
En la Asamblea del 2005 una noche antes de los nombramientos tuvo el descaro de cambiar algunos de los nombramientos que el Supervisor General iba hacer en esa Asamblea. Las atrocidades seguían por todo Estados Unidos. NOTA esto está en archivo: Cuando la salud del Supervisor General era muy delicada se juntaron James Nabors, Herman Art, Walter Lofton y el Supervisor General. Estos tres individuos siendo guiados por James Nabors y viendo al Supervisor muy débil físicamente le preguntaron “¿Puede usted continuar con su trabajo?” Y el Obispo Pruitt contestó: “Hasta aquí el Espíritu de Dios me ayudó” y renunció como supervisor general de La Iglesia de Dios, inmediatamente James Nabors llamó a una reunión en la ciudad de Cleveland.
James Nabors anhelaba ser el nuevo Supervisor General, hizo un llamamiento para tener una reunión con los Supervisores de la Iglesia, citó a los Supervisores para el día 10 de junio del 2006 donde se iba a llevar a cabo la junta de los Supervisores, James Nabors trató de dirigir esa reunión pero al darse cuenta algunos hermanos de las atrocidades que este hombre había hecho a la Iglesia y al Supervisor General, se opusieron a que este hombre dirigiera la sesión, se le prohibió estar en esa junta, al ser expulsado de la reunión por Ray Dupre y algunos hermanos, siendo que él no tenía la autoridad de dirigir esa sesión, James Nabors había causado un daño terrible a La Iglesia.
Fue un año catastrófico como dice la Biblia en 3 Juan 1:10 y 11“Por esta causa, si yo viniere, recordare las obras que hace parlando con palabras maliciosas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y prohíbe a los que los quieren recibir, y los echa de la iglesia. Amado, no sigas lo que es malo, sino lo que es bueno. El que hace bien es de Dios; más el que hace mal, no ha visto a Dios”.
Se hicieron los arreglos dentro de esa sesión para buscar un moderador que pudiera llenar los requisitos para dirigir esa junta tan importante que era para buscar un sucesor al Obispo Robert J. Pruitt, pero la historia se repite como pasó con la Iglesia de Dios de la Profecía en 1990, hubo varios candidatos para tomar el lugar del Obispo, por mencionar algunos como: Jerry Wylda, Ray Dupre y algunos otros, al final de su elección, hubo una gran confusión, Steven Smith se ofreció para moderar esa reunión después de dos días de que no había quien moderara la sesión porque no llegaban a un acuerdo y así tener una búsqueda para elegir quien iba ser el nuevo Supervisor General, sin llegar a ningún acuerdo unánime, había gente a favor que elegía a Steven Smith y había gente en contra, algunos Supervisores dijeron que esa reunión no era cristiana pues se había llamado a la policía para custodiar las instalaciones donde se llevaba a cabo esa reunión. ¿Dónde dejaron el Espíritu de Dios?, ¿Por qué llamar a la policía?, ¿”Qué no somos La Iglesia de Dios”?, la biblia dice en 1 Corintios 6: 2“¿o no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros. ¿Sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? La biblia es clara y específica, que en situaciones de esta gran trascendencia debe de haber paz, amor y lo principal ser dirigidos por el Espíritu Santo, pues él fue enviado para guiarnos a toda verdad y a toda justicia.
Después de varias deliberaciones decidieron poner a Steven Smith como Supervisor General Interino, algunos dentro de esa reunión se opusieron a tal hecho, vayamos a la biblia, la biblia jamás habla desde el Génesis al Apocalipsis de ningún Supervisor interino, ¿Sera bíblico lo que hicieron?, parte de lo que sucedió en esa reunión fue así: ¿hubo oración en esa reunión? Seguramente que sí, no lo podemos negar, ¿Dios escuchó la oración? No lo sé, ¿usted lo sabe hermano? La sesión tomó un curso no espiritual donde los ánimos se encendieron y no llegaban a ningún acuerdo siendo que las cosas de Dios hay que tratarlas espiritualmente, al terminar esa sesión había varios Obispos, se opusieron y decidieron poner a Steven Smith hasta la Asamblea General que se llevó a cabo el día 28 de Agosto al 3 Septiembre del 2006, ahí el hno. Steven Smith siendo supervisor interino, era su deber de declarar la oficina vacante del Supervisor General para que el Espíritu Santo escogiera durante esa Asamblea al nuevo hombre que guiaría a la Iglesia hacia adelante, desgraciadamente no sucedió así. En una de las primeras predicaciones, Ray Dupre fue llamado para predicar, su deber era predicar pero saliéndose del gobierno y de la línea bíblica, él se dirige a la Asamblea y le dice: “para que elegir a un nuevo Supervisor si ya lo tenemos aquí y su nombre es Steven Smith”, note usted, él iba a predicar la palabra de Dios, él no tenía ningún derecho bíblico ni de la Asamblea General para presentar a Steven Smith como Supervisor General, en ese momento algunos hermanos pasaron a orar, otros entraron en estado de confusión y algunos como James Anders Obispo de la Iglesia subió a la plataforma y dijo: “el hermano Dupre fue puesto para predicar, están fuera de orden, algunos otros hermanos hicieron de la misma manera”, y su voz fue callada por Steven Smith; durante esa Asamblea el Espíritu Santo no escogió a Steven Smith, se había acordado que la Iglesia iba a caminar un año más sin el Supervisor General pero los últimos minutos de la Asamblea del día 3 de septiembre Steven Smith se autonombró Supervisor General de La Iglesia de Dios si ninguna autorización ni respaldo del Espíritu Santo, si usted va a la biblia la Iglesia donde es Supervisor Steven Smith deja de funcionar como La Iglesia de Dios abandonando la teocracia, abandonando la voz de la Asamblea, abandonando el respaldo del Espíritu Santo, ¿le recuerda a usted algo eso? Seguramente que si 1990 la historia se repite, las mismas calamidades que sucedieron en el 90 vuelven a resurgir en el 2006 ¿Dónde está la Iglesia de Dios? Donde quedó el apoyo y columna de la verdad: 1 Timoteo 3:15 Y si no fuere tan presto, para que sepas como te conviene conversar en la casa de Dios, que la iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad. Los negocios de Dios, se arreglan de acuerdo a la palabra; la palabra de Dios y la biblia nos da luz para que en estas cosas que suceden, la biblia sea nuestra luz en el camino, ella misma declara: Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino en Hechos 15:22 Entonces pareció bien a los apóstoles y a los ancianos, con toda la iglesia, elegir varones de ellos, y enviarlos a Antioquia con Pablo y Bernabé: a Judas que tenía por sobrenombre Barsabas, y a Silas, varones principales entre los hermanos. Hechos 15:28 Que ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias. Esta es la forma como se deben de tratar los asuntos de la Iglesia de tal magnitud, ¿Por qué suceden estas cosas? La respuesta está en la biblia: 1 Timoteo 4: 1 “Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios. Que con hipocresía hablaran mentira, teniendo cauterizada la conciencia.”1 Pedro 2: 1-3 Pero hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negaran al Señor que los rescato, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada. Y muchos seguirán sus disoluciones, por los cuales el camino de la verdad será blasfemado. Y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas, sobre los cuales la condenación ya de largo tiempo no se tarda, y su perdición no se duerme.
Que terrible y que triste pero aquí no terminamos ¿se imagina usted que se llevó a cabo dos diferentes Asambleas? Una, la de Steven Smith del 28 de Agosto al 3 de Septiembre y otra del 31 de Agosto al 3 de Septiembre ¿Dónde? En la misma ciudad, una en el Auditorio de Chattanooga Tennessee, otra en el Teatro Tivoli ¡dos Asambleas hermanos! Sí, precisamente estoy hablando de dos Asambleas, una de Steven Smith y otra de James Nabors, ¡¿Qué curioso verdad hermano?! Estos dos grupos dicen que son la Iglesia de Dios y que triste que el domingo 3 de Septiembre del 2006 James Nabors proclama ser el nuevo Supervisor de la Iglesia de Dios elegido por el Espíritu Santo, a la misma vez el mismo día 3 de septiembre 2006, Steven Smith reclama ser el nuevo Supervisor General de la Iglesia de Dios, ¿estará esto en la biblia hermanos? ¿Cuál de los dos fue elegido? Respuesta: ninguno, Steven Smith y la organización que él representa se apartaron de la teocracia, abandonaron el gobierno de Dios, y James Nabors de la misma manera, hizo su propia organización, hizo creer a su congregación que era él elegido para ser Supervisor General, esto se llama pugna por el poder, corrupción espiritual, dice la biblia serán engañados e irán engañando a muchos. Ese mismo 3 de Septiembre después de ese desastre que había ocurrido, nos juntamos algunos hermanos en un hotel llamado Country Inn Suites en Chattanooga Tennessee con el Hno. Clarence Wilcox, él declaró, aun estando en su silla de ruedas con el conocimiento de los hechos:“ no nos queda otra cosa que hacer más que proseguir con La Iglesia de Dios siendo que ellos han abandonado la teocracia”, en esa reunión estaba el Hno. Danny Carter, Miguel Esqueda, y algunos otros ministros y hermanas en Cristo, después de esa declaración nos seguimos reuniendo como La Iglesia de Dios.
La Iglesia de Dios en este momento no cuenta con un Supervisor General, reconocemos solamente a Cristo Jesús como nuestro Supervisor General y cabeza de la Iglesia. La Iglesia de Dios todavía está viva, estamos saludables, estamos operando en varios países, según Dios vaya abriendo las puertas, ahorita en este momento hay varias organizaciones que se llaman La Iglesia de Dios y tienen Supervisor General, La Iglesia de Dios, Steven Smith; La Iglesia de Dios, James Nabors; La Iglesia de Dios, Jhon Wilcox; la Iglesia de Dios, Alex Jackson; La Iglesia de Dios, Jerry Wilda; La Iglesia de Dios Asamblea de Sion Wade Phillips. Todos los que hemos mencionado en la parte superior son Supervisores Generales, todos reclaman ser La Iglesia de Dios, en esto encontramos una corrupción terrible mi pregunta es, ¿Cuál es La Iglesia de Dios? ¿Cuál es aquella hermosa mujer que habla la biblia? ¿Quién es esta que se muestra como el alba, hermosa como la luna, esclarecida como el sol, imponente como ejércitos en orden? Cantares 6:10 ¿En dónde quedo? Levántate y Resplandece de Isaías 60:1 Levántate y resplandece; que ha venido tu lumbre, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Leer también Isaías 60: 2-4.
Esta historia de La Iglesia continuará. Dice en Hechos 28: 30,31 Pablo empero, quedo dos años enteros en su casa de alquiles, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando lo que es del Señor Jesucristo con toda libertad, sin impedimento.
Visita nuestro canal de YouTube
Siguenos en Facebook
Regreso al contenido | Regreso al menu principal